Académicos, autoridaes, amigues y amigos, familia:

Masque ye de suponer que toi equí pol amor que profeso a les palabres, paez que nun voi ser quien a demostralo y, paradóxicamente, va ser difícil que puea espresar verbalmente la emoción que siento y l’honor qu’esti reconocimientu supón pa mi.

Non solo pol escenariu, non solo pola compañía, non solo pol momentu, sinón tamién por sentir como propia esta casa.

Una mañana de va más de quince años, entré nel llar de l’Academia (daquella na cai Marqués de Santa Cruz) y pregunté cómo podía facer pa ser becariu de la institución. Pedro y Pili miraron estrañaos pa mi, pero yo recordaba unes fueyes de solicitú que viera tiempu atrás sobre una mesa. El casu ye qu’aporfié, anecié, presenté’l mio currículu y, depués d’una entrevista cola Presidenta Ana Cano, empecipié la esperiencia llaboral más guapa de la mio vida: dos años nos qu’aprendí munchísimo, que tuvi la suerte de poder compatibilizar colos estudios de doctoráu y que me diben marcar pa siempre.

Nel añu 2005 fixi la estrena como profesor de la Universidá Asturiana de Branu (que, daquella, nun se nomaba asina y nin siquier se facía en Cangas, sinón n’Ibias) y, d’entós a esta parte, la primer quincena d’agostu de la mio vida ta siempre acutada pa la UABRA.

Quince años depués de too aquello, equí toi: sintiéndome pequeñu y agradecíu.

Por eso digo que nun soi, ta visto, un fichaxe millonariu: más bien soi un rapaz del filial, un home de la cantera qu’humildemente quier ayudar y que promete, como mínimo, sentir los colores.

Si los norteamericanos tienen el so American dream, yo pueo dicir que toi cumpliendo’l mio particular SUAÑU ASTURIANU.

Ye esti’l momentu, ye esti’l sitiu pa contar una cosa que nunca tuvi’l valor de contar, que siempre tarrecí escribir: yo fui la postrer persona, l’últimu ser al qu’oyó falar mio güelu Luis «Reguera». Yera’l final del branu del añu 2000 (añu nel que yo acabara la carrera de Filoloxía) y él taba na parte cimera de la casa, en Felechosa. Subí pa llamalu pa xintar, pero él nun tenía muncha gracia. Yo taba acabante decidir qu’al cursu viniente diba estudiar la Especialidá de Filoloxía Asturiana y nesi momentu sentí la necesidá de dicí-ylo: «Güilo, voi estudiar l’asturianu». «Güilo, voi estudiar l’asturianu». Con eses palabres esnalando na cabeza coló pa siempre.



Cuento que diba tar arguyosu de que yo, de que TOOS NOSOTROS, trabayemos pa que la so llingua nun seya oxetu de muséu, nun seya flor de cementeriu; que trabayemos pa que tea viva y pa que lo siga tando munchos sieglos más.

De toles maneres, con tol amor del mundu, habemos dicir que l’asturianu nun ye, nun esiste porque lo falaran los nuestros güelos y güeles; ye, esiste PORQUE LO FALAMOS NOSOTROS y porque lo van siguir falando los nuestros nietos y nietes.

Prestábame que nestos momentos la mio alegría fora la de toos vosotros. Prestábame que columbráramos xuntos el futuru, sabiendo que ta pa llegar UN TIEMPU MEYOR.

Pa despidime, quiero dicir qu’en toos estos años hai una cosa que me quedó bien clara: los que trabayamos pola llingua asturiana, los que sufrimos pola llingua asturiana, los que nos enfotamos en salvar la llingua asturiana nun tamos nesto por dineru, nun tamos nesto por interés, nun tamos nesto por ambición: tamos nesto por amor. Y, créanme, AL FINAL, L’AMOR SIEMPRE GANA.

Munches gracies.

Pablo Texón Castañón

3 de mayu de 2019



Categories: Columnes Mecigayu