Pablo Casanueva (Ribeseya, 1995) estrenó va unos díes el so nuevu trabayu cinematográficu “Filme Urxente sobre La Plaza “. Falamos con él d’esti trabayu en concretu y la rellación del mesmu colo que vien faciendo al rodiu de la memoria colectiva

¿Filme urxente? ¿Por qué urxente?

Esti año presentóse dende l’ayuntamientu de Ribeseya un proyectu d’anovación de la zona de El Campu les Rolles en Ribeseya qu’incluye’l valtar La Plaza d’Abastos. Magar esto, creóse una plataforma, SOS Plaza Abastos, col fin de defender l’edificiu y caltenelu en pie. Esta urxencia dio pie a facer esta película y a da-y esti títulu. La urxencia de dar a conocer, dende’l cine, la memoria de La Plaza y que la xente, de dalguna manera, tome partíu.

Ye un usu mui instrumental del cine, un usu movilizador, o eso s’intenta. Que la película remueva la memoria tanto de La Plaza como del espectador y qu’eso sirva como detonador pa ponese nel “bandu” de defensa der el patrimoniu.

Con esta urxencia nun se pretenden xustificar los fallos que pueda tener la forma del filme, trátase d’enfatizar esa urxencia de tomar partíu.

¿La sociedá rioseyana vuélcase cola protección de La Plaza?

Ye un tema mui recurrente nos últimos meses y paez que va ser ún de los lait-motiv nes ellecciones. A partir de la creación de la plataforma ta claru qu’una gran parte de la sociedá se posicionó en defensa de La Plaza. Hai dellos vecinos que cambiaron la so mirada hacia l’edificiu y agora son conscientes de que tiralu sería un error pal futuru del pueblu y tamién pal propiu pasáu.

¿ Qué opciones d’usu hai pa La Plaza?

El tema de los usos ta continuamente en boca de la ciudadanía. Dende la Plataforma, y personalmente tamién, ta nun segundu puestu nes prioridaes. En primer llugar ta la defensa de La Plaza como edificiu patrimonial. El so interés arquitectónicu dientro de la corriente racionalista o l’usu que fai del formigón armáu. Per otru llau, el so interés patrimonial como espaciu de memoria del pueblu. Como llugar d’alcuentru ente l’aldea y la villa. Como sustentu de varies xeneraciones que compraron ehí. Como monumentu a la muyer rural y la so importante llabor, que nun teníemos qu’olvidar. Una vez planteaos y defendíos estos argumentos dende’l puntu de vista patrimonial, los usos que se pueden dar anguaño ye’l segundu tema. Dende la Plataforma pretendemos funcionar como ente aglutinador d’idees.

Sí creemos qu’esti tema debe partir d’un consensu social y d’una participación activa de la ciudadanía. Qu’un edificiu tenga interés arquitectónicu o patrimonial nun creyemos que se tenga que llevar a votación sinón que lo tienen que dicir los técnicos que son espertos nel tema. Sin embargu, los usos, qu’obviamente yá nun van ser los orixinales de La Plaza o polo menos non colos mesmos plantegamientos, sí consideramos que tienen que partir de los vecinos.


Otres villes, pueblos y ciudaes tan pola llabor d’actualizar estos espacios pa convertilos en centros culturales. ¿Tien Ribeseya abondos espacios pa qu’al pueblu-y llegue una cultura educativa o d’esparcimientu?

L’usu cultural ye una de les propuestes que se-y dan a La Plaza. Hai varies opiniones entornu a esto: Hai xente que defende un usu tradicional y otros qu’aboguen por un replanteamientu total de la so función.

Dende’l mio puntu de vista lo que fai falta en Ribeseya, más qu’un espaciu cultural (que nunca sobra) ye una ufierta cultural seria y consistente. Ciertu ye que la Casa Cultura nun tien les meyores condiciones p’albergar actos culturales pero nun me paez qu’esto seya’l problema. Mui poques veces la Casa Cultura queda pequeña pa los actos que s’organizan. Malpenes dos o tres al añu.

Una de les últimes la presentación de la plataforma SOS Plaza Abastos. La mayoría de les veces el públicu mediu son unes 20-30 persones. Nun creo que faiga falta un auditoriu de 300 persones, como presenta l’equipu de Gobiernu nel so plan pa El Campu les Rolles, pa un pueblu ensin ufierta cultural seria. Considero que La Plaza d’Abastos puede aglutinar un gran xéneru d’actividaes dientro d’ella y ser un espaciu mui polivalente.


 Nel filme céntreste nel retratu que dos muyeres trabayadores faen d’esti sitiu como centru neurálxicu de la villa y del conceyu

La Plaza funcionó siempres como nexu ente l’aldea y la villa. Como cuenten na película, yeren momentos duros pola rellación ente estos dos mundos. El despreciu a la xente rural pola xente más acomodada de la villa yera frecuente. La muyer rural yera la encargada, en cierta manera, de parte del sustentu alimentariu de la villa.

Defender esta dimensión de La Plaza y homenaxear a estes muyeres ye unu de los oxetivos de la película y tamién de la Plataforma. Poner en valor esa dimensión rural que dalguna manera toos tenemos y que nun siempre somos conscientes d’ella, o nun queremos selo.

Mantienes entós la llinia de recuperación de memoria colectiva. Lo mesmo que ficieras con El Cobayu o cola Cueva la Cerezal

 Sí, ye un proyectu na mesma llínia. La recuperación de la memoria en casos mui concretos del pueblu de Ribeseya pero que dalguna manera funcionen universalmente.

Pueden treslladase a otros mercaos o a otros barrios. El mio oxetivu ye contar, siempre que pueda, col testimoniu de primera mano de los protagonistes de los temes que trato. Falar colos testigos oculares. Son maneres de vida y situaciones que nun se van a volver a repetir nes mesmes condiciones y que construyen en gran midida lo que somos anguaño.

Evitar l’olvidu d’eses vivencies y construyir un futuru con unos cimientos claros sobre’l pasáu. Anque’l tema más frecuente que trato ye’l pasáu ye en realidá un actu de reflexón pa falar y ver qué futuru queremos.



Categories: Cine