Dempués de dellos meses de trabayu, el próximu 17 d’agostu estrena’l filme documental de Dolores Álvarez y Pablo Casanueva “50 años de Tito Bustillo. La memoria de la Cueva la Cerezal” La premiere va ser nel Centru d’Arte Rupestre de Tito Bustillo en Ribeseya a les 18h.

Somórguiense ustedes no fondero de la Cueva para enseñanos la so historia

Diz Aurelio Capín, fiyu, que los que s’adentráben no fondero de la cueva yeren los xamanes, los bruxos, los artistes… Ye mui interesante esa frase y gran resume de lo que ye l’arte. Los artistes son los que se meten nes profundidaes de la cueva, pero tamién d’otros sitios, los que traten de buscar otru significáu al significante, y a lo insignificante. L’arte ye tamién curiosidá. Curiosidá por da-y vueltes a les coses y ver cómo funcionen. Daqué paecíu asocedió fai 50 años cuando les descubridores metiéronse na Cueva la Cerezal. La curiosidá por ver qu’había ehí dientro. Nun sabemos si los prehistóricos metiéronse per primer vegada nes cueves por esti motivu, de xuru non, pero nós, metémonos por eso. Por tratar d’entender qué signifiquen esos trazos, eses pintures. Tratar d’entendenos meyor, que ye, al fin y al cabu, lo mesmu que fai l’arte.

La importancia histórico y artístico de la cueva ye innegable. ¿Per ónde empezastis a escargatar pa trazar el guión del documental?

Entamamos a indagar pal docu cola idea de recuperar y caltener vivos los testimonios orales que cuntaren la vida de la Cueva, sobremanera de les descubridores. Teníen el peligru de perdese. Les investigaciones y los datos científicos siempres van tar ehí,  en llibros, en publicaciones… sicasí’l testimoniu de primera mano, de primera persona de los descubridores puede desapaecer y queríamos aprovechar esta coetaneidad con ellos para rexistrálos cuntándonos la so aventura. Los aspeutos científicos y d’investigación queden equí nun segundu términu. Entá asina, tamién faemos una visita per rincones de la Cueva que nun tán a la mano de los visitantes..




¿Qué supunxo para Ribeseya en particular el descubrimientu?

Foi un boom en medios nacionales, internacionales… a los pocos díes del descubrimientu taba esto petao de medios cubriéndolo. Pa Ribeseya aquello foi lo que-y faltaba para ser un conceyu plenamente turísticu. Paisaxísticamente, zona d’indianos.. yá había una base turística, pero esto dexó-y avanzar  hasta ser un destín turísticu de primera llínia.

¿Ye consciente’l pueblu rioseyano de lo que tien?

Danos la sensación de que nun ta valorada abondo, nin institucionalmente nin per parte del pueblu, pero hai esperances… Naguo por qu’eponderáramos lo mesmo la Cueva de Tito Bustillo como Les Piragües.

A la hora d’encarar el rodaxe del filme na cueva, ¿presentáronsevos llimitaciones?

Non, nun hubo llimitaciones. Fueron too facilidaes per parte del personal de la Cueva, del muséu, del centru d’interpretación… Y hai qu’agradecer tamién les facilidaes de producción  de la Conseyería de Cultura y del Muséu Arqueolóxicu. Pa Loli y para mi mesmu foi un luxu poder trabayar con estes facilidaes y un placer personal el que nos permitieren accdeder a conteníos que nun tán abiertos al públicu.

los que s’adentráben no fondero de la cueva yeren los xamanes, los bruxos, los artistes…

Les persones que participaron nel descubrimientu de la Cueva demuestren la fascinación poles alcordances del momentu xustu nel que vieron per primer vegada les pintures, pero tamién pola mesma preparación de la espedición. ¿Qué vos tresmiten cuando-yos proponéis participar nesti filme? ¿ye para ellos una segunda parte de l’aventura?

Les descubridores tuvieron munchos años abandonaos. Nin siquiera convidaron a la inauguración de la Cueva a dalgún d’ellos. Años depués, la Sociedá cultural y Deportivo de Ribeseya, con Jose Manuel Rodriguez Miranda a la cabeza, recuperó la figura de los descubridores. Notamos nellos ciertu tonu de pena, de que diben a la cueva, pasaben inadvertios, teníen que pagar la entrada…

Nes cueves perhí lo primero que se cunta namás entrar ye quién la descubrió, quién encontró Altamira, quién atopó nun se cuál…, que si un pastor de cabres, que si un marques cola so fía… pero en Tito Bustillo eso nun pasaba.

Otru de los motivos del documental yera eso, volver emponderar la figura d’estes persones, porque ye’l Pueblu’l qu’e descubre la Cueva, nun son los grandes investigadores… son unos rapazos de 15 a 22 años… qu’atopen esto y camuden l’aldu non solo de Ribeseya, si non del mundu pola relevancia que tien esta cueva.

Ellos encantaos de participar nel documental y creo  qu’agora tán agradecíos..

Esti últimu añu enfrentástite al retu de recuperar y caltener la memoria colectiva de la redolada cercana: El Cobayu y esti documental de La Cueva la Cerezal, ensin dexar de llau la memoria propia: La sele construcción de la memoria. Nel momentu d’enfrentase a dambos tipos de proyectos, ¿notes mayor facilidá para espresar lo propio o lo ayeno?

Sí que me metí en dos proyectos locales, El Cobayu y la Cueva, que s’oponen na forma a La sele construcción de la memoria, que ye un discursu muncho más personal, en primer persona, y digamos más solitariu.. pero nos temes nun lo son. El Cobayu ye’l barriu de los mios güelos paternos y la Cueva de Tito Bustillo conózola dende críu, porque crecí en Ardines, el pueblu de la Cueva. Entós de dalguna manera resúltenme cercanos dambos temes. Ye verdá que  nel Cobayu y esti últimu nun-yos doi yo la voz sinón tol barriu que me cunta cómo vivieron los mios güelos y los descubridores y tola redolada.

Tocantes a forma son distintos pero nun creo que’l conteníu final sía tan distintu.

La hestoria de Tito Bustillo tresciende más allá del pueblu de Ribeseya de lo que puede facelo El Cobayu, qu’anque pueda ser una hestoria universal de construcción de barriu, ye un documental para esfrute de la “xente de casa”. ¿ Acomodáste’l llinguaxe fílmicu para faer un trabayu cinematográficu daqué más clásicu y menos intimista nel de la Cueva?

Sí, totalmente. N’El Cobayu hai una apueste polo cenciello, polo elemental del barriu al traviés del testimoniu y les semeyes vieyes. Na Cueva buscamos un llinguaxe más completu, entevistes en distintos sitios buscando que’l fondu y l’espaciu tamién nos cunte, Hai planos de la Cueva, voz en off, música, semeyes.. ye un llinguaxe de documental más tradicional.




 

Vamos poder ver el documental esti vienres. ¿Cuál ye’l camín siguiente? ¿Ónde podremos esfrutalo?

Estrenamos güei y depués vamos faer un percorríu de presentaciones. Queremos que la xente reconoza y conoza la hestoria. Tamién vamos distribuyir en festivales específicos d’hestoria, y per dvd

Hai un llabor paralelu al cargu de Jose Manuel Rodríguez Miranda. Cuntáinos un pocu esa parte.

Él guiónos a lo llargo de tol proyectu. Ye él quien tenía tolos contactos, quien xuntó va diez años a tolos descubridores, quién tenía tola escoyeta de prensa.. y el que más sabe de la hestoria. Por eso creyimos que yera él la figura clave para faer les entrevistes por ese trato muncho más cercanu con toles descubridores.

A ver la ballena…

Nun somos tampoco tan distintos de los nuesos antepasaos. Nacho Vegas publicó fai unos meses el so discu “Violética”. Nél collabora Elena, la direutora del centru, como parte del Coru Antifascista Al altu lleva. L’últimu cantar del CD titúlase  “A ver la ballena” y l’estribillu diz: “a ver la ballena / la inmensa agonía que envía la mar / fuimos a ver la ballena / la gente asombrada y yo igual”. Al pocu fuimos a grabar la ballena de Tito Bustillo y Nacho Vegas facía esti comentariu na prensa: “cuando taba escribiendo’l cantar apaeció otra ballena en Ribeseya y fíxome muncha gracia porque la noticia yera qu’apaeciera yá muerta pero que la xente averábase a faese selfis con ella”. Dellos miles d’años de diferencia y siguimos faciendo lo mesmu. Antes rexistrábenlo pintando nes paredes de les cueves y agora con un teléfonu móvil. Nun somos tan distintos nin facemos coses tan distintes. Agora mesmu, tais delantre d’una pantalla na que salen formes, colores y soníos. Nun ye tan distintu al Panel Principal. Unos elementos qu’un públicu mira y sabe interpretar.

Categories: Cine