Xixón tenía ganes de Xixón, tenía ganes de salir a la cai, de La Cuesta’l Cholo, de Cimavilla, d’un sol que nun acababa de llegar, y tamién tenía ganes de música. El sol cumplió a medies, Cimavilla y la Cuesta’l Cholo diéronlo too y la música volvió ser protagonista d’ún d’esos fines de selmana que tanto presten y que tuvo como epicentru’l Gijón Sound Festival.

Dende’l xueves al domingu, dende La Laboral al Albeniz pasando pela Menphis, pelos espacios Off Festival, y pela  Plaza Mayor, onde s’asitiaba l‘Espacio Mahou.

Fee Reega xugaba en casa y venía acompañada de la banda al completu. Entamando con esa fuerza que la carauteriza, llevándonos dende Varsovia a Casa Oscarín y a otres dimensiones, repasando temes de La Raptora y de Sonambulancia. Comióse l’escenariu que foi cocinando a poco fueu,  y dexó claro que por más que dalgunos quixeren soterrar culturalmente a esta ciudá, Xixón sigue sonando y Fee Reega ye parte fundamental d’esa escena, ye parte del filo musical que nunca dexó d’esistir y que mientres tantos años asitió al barriu altu nel mapa.

El tiempu voló y el conciertu fíxose demasiáu curtiu, cuando toos tábemos no más alto, el so acentu alemán despidiónos, pero ficiéralo otra vegada, dexando a la xente preparao para Viva Suecia.

Con esi xubidón final y tres un pocu de cola na barra para consiguir una Mahou llegó’l turnu de los murcianos qu’amosaron el so repertoriu de La Fuerza Mayor y del más recién Otros Principios Fundamentales. El conciertu cumplió colo esperao, pero ensin salise del guión, lo que dexaba tiempu a bastantes conversaciones ente tragu y tragu,  hasta que llegó’l puxu final con hemos ganado tiempo, onde la cerveza tuvo qu’esperar porque yera’l momentu de volver blincar.

Cimavilla dio pa muncho, la otra cara del festival taba en La Plaza o nel Soho, y el planteamientu d’escribir la crónica en servilletas paecía una idea tentadora, pero había guardar daqué de fuercies pal sábadu, pa la Maravillosa Orquesta del Alcohol.

El sol a la fin apaeció, Xixón buscábalo y precisábalo, El Cholo taba como en plenu agostu y les camisetes de la M.O.D.A yeren recurrentes. La xente forfugó hasta última hora y la cola pa entrar a la carpa llegaba a la Plaza’l Marqués. Y equí nun hubo llugar a la sorpresa, un públicu llenu d’incondicionales acompañaron a los burgaleses en tou momentu, y ellos respondieron con  dos hores de ritmu y sudu. Casi ensin un momentu pa la posa o p’alendar enforma, fueron pasando por tolos clásicos, dende los héroes del sábadu, los llocos son ellos, o hai un fueu.

Y pa rematar y a manera de despidida, ente espluma de cerveza pel suelu y coles post conciertu nel bañu, el You Never Walk Alone dende la megafonía del Espaciu Mahou diba marcándonos otra vez el camín pa contra’l barriu altu.



 

Categories: Columnes Música