Gracies por tar equí. Gracies por dar respuesta al llamáu a esta movilización que vos fixo la Xunta pola Defensa de la Llingua Asturiana.

Esta manifestación pola oficialidá ye como les que venimos faciendo dende va tantos años, pero, al mesmu tiempu, ye una manifestación especial. Polos tiempos políticos que vivimos y poles circunstancies que nos llevaron a convocala. Va bien d’años que nun tenemos delantre un momentu como esti, decisivu, y qu’axunta’l nerviu y l’enfotu de delles xeneraciones que quieren ver, por fin, cómo escampla’l futuru pa los derechos de les persones que falamos asturianu y gallego-asturianu.

El camín que venimos andando xuntos nun ye namás esti que fiximos peles cais d’Uviéu. Llevamos andándolu dende va décades. Fixímoslu de contino. Ye’l camín d’una reivindicación social y popular que dignifica la historia recién d’Asturies. Una reivindicación de delles xeneraciones, de xente de toles procedencies xeográfiques y vitales.

Siempre pensemos qu’esti camín había que lu facer ente toos y toes, colos brazos abiertos a quien se quixere axuntar, porque tenemos la seguranza de que les aspiraciones democrátiques que busquen ampliar derechos acaben caltrizando tola sociedá.

Por eso queremos dar la bienvenida a los qu’hasta agora nun nos acompañaron nesi camín y qu’empiecen nestos meses a facelo. Toles fuercies vienen a sumar pa qu’esa aspiración frutie y, amás, tamos enfotaos en qu’esi mesmu pasu tamién lu van dar les que falten. Diba ser un exemplu de responsabilidá y madurez porque ye muncho lo que ta en xuegu: naide pue tar en contra de poner les bases llegales pa que les llingües propies d’Asturies puedan sobrevivir. Eso ye lo que busca faceles oficiales.

Nós, como movimientu social, llevamos esa petición hasta les puertes de la Xunta Xeneral. D’ellí p’alantre tóca-yos a los nuestros representantes políticos facer el so llabor y atender pa les demandes de la xente. Ye fácil: hai que reformar l’artículu cuartu del Estatutu d’Autonomía pa declarar la oficialidá.

A partir d’ehí, desque dispongamos d’esi marcu xurídicu que tienen les demás llingües del Estáu, podemos garrar fuelgu pa empezar el camín duru de verdá, que ye tentar de normalizar l’usu social del idioma pa qu’esti se tresmita de xeneración en xeneración y nun se pierda. La oficialidá nun ye un fin: ye un mediu, una garantía llegal

A nosa reivindicación básase nun principio democrático básico: a llei ten que tratar igual a toda a ciudadanía, fale a llingua que fale. Nun é aceptable qu’haxa ciudadanos de primeira y ciudadanos de segunda dependendo de qué llingua usen, del númaro de falantes ou da estensión del sou territorio.

Y esas diferencias en deretos llingüísticos que sufrimos en Asturias, y que sempre denunciamos por inaceptables, nun podemos admitillas na nosa casa entre falantes das llinguas propias d’esta terra.

Hoi manifestáronse da mao, xuntos, xente que fala asturiano y xente que fala gallego-asturiano. A normalidá llingüística tamén é eso: que conózamos, respetemos y apreciemos esta llingua na que tou falando agora, qu’é a llingua d’úa parte da población asturiana, a que nacéu nel estremo occidental. Y sentímola tan nosa como a del resto del territorio asturiano. Por eso pedimos el mesmo respeto llegal pral asturiano que prá llingua que se fala nas veiras del Eo y el Navia. Nun podía ser d’outro xeito.

Nun ye ético y ye moralmente inaceptable que los derechos ciudadanos que nos asisten nun tean yá reconocíos por llei… pudiendo talo. El reconocimientu d’estos derechos ye una demanda qu’alienda nel corazón mesmu de l’Asturies democrática y plural.

Si pa dalgo valieron los meses últimos foi pa ver que yá namás s’oponen a la oficialidá los sectores de la sociedá más acérrimes y d’idees más escluyentes: los que defenden la imposición, la intolerancia, la uniformidá cultural y llingüística…

Ye la mesma tradición ideolóxica de los que primero se negaron al divorciu, al derechu al albuertu, a los derechos LGTBI. Los mesmos qu’echen contra’l feminismu y contra cualquier midida que suponga ampliar llibertaes. Cola mentira y la manipulación, quieren inocular l’odiu y el fanatismu ente la xente valiéndose del apoyu que-yos dan en munchos medios de comunicación.

Pa ellos l’unicu derechu qu’existe ye’l derechu a la inorancia, que cultiven con maestría. Pero non: nun van ser quién a emporcar con eses idees una llucha noble y un llabor dignu como’l nuestru. Si dalguna cosa aprendimos nestos años foi a facer d’esta llucha llarga y constante una oportunidá pa saber y conocer, pa querer y respetar. Lo nuestro y lo d’otros, lo averao y lo de lloñe.

Recibimos una manda de les nuestres güeles, de les nuestres madres. La manda más guapa que pue haber: les primeres palabres coles que nos añaron, les palabres coles que llamemos les coses de casa, coles que fomos conociendo’l mundu que nos arrodiaba.

Esa manda pue escaecese, pue facese de menos, pue desdexase y dexase morrer. Pero muncha xente lleva décades lluchando por defendela. Xente que dexó atrás la vergüenza y el sentimientu d’inferioridá y que quier qu’esi patrimoniu siga vivu y tresmitiéndose de xeneración en xeneración.

La xente que tamos equí venimos d’esa tradición reivindicativa y arguyosa de lo nuestro. Non porque seya meyor, sinón porque ye nuestro y somos nós quien lo tenemos que defender. Facémoslo con una idea clara: la de da-y normalidá a unes llingües, l’asturianu y el gallego-asturianu, que viven una situación clara d’anormalidá.

Condenaes a desapaecer porque nun tienen nin la validez, nin los derechos, nin l’apoyu institucional, nin la presencia social que tienen les llingües oficiales. Eso ye lo que garantiza la oficialidá.

Pero necesitámosla yá. Cada día, cada mes que pasa, vemos en tiempu real cómo marchen los falantes que tresmitíen l’idioma.

Convién recordar que la nuestra reivindicación d’oficialidá ye una aspiración democrática. Frente a la imposición, nós proponemos llibertá. Frente a la intolerancia, nós proponemos respetu.

Frente a la uniformidá, nós proponemos pluralidá. Esi mensaxe integrador pa la sociedá asturiana tien que lluchar contra l’aparatu poderosu de la desinformación, del tópicu repetíu mil y milenta veces por creadores d’opinión que-y tienen perceguera a la llingua del pueblu cuando empieza a espatuxar y a salir del papel col qu’ellos piensen que se tien que conformar: el de ser pieza de muséu o namás vehículu pal humor o la marxinalidá.

Pero agora llegó la hora. Tamos equí. Venimos de mui atrás y vamos siguir el tiempu que faiga falta. Porque tenemos la fuercia y el convencimientu. Nun vamos parar hasta ser quién a ello.

Toos y toes, col nuestru compromisu y cola nuestra responsabilidá, tenemos que facer qu’estes nubes prietes escamplen d’una vez, que s’abra por fin una etapa nueva n’Asturies, onde, colos derechos de toles persones yá reconocíos, nos pongamos a llevantar el futuru.



















 

 

Categories: Columnes Sitios