De la que llegaba a Villaviciosa vía llegar escritores mozos arrastrando les maletes, como si fueren a una especie d’escursión del institutu. Dalgunos usaben el Google Maps pa llegar al hotel, otros miraben alloriaos un gran mapa que los tapecía, otros llegaben tarde por nun sé mui bien qué desavenencies físiques. –¿Tábemos na Villa o en dalguna aldea perdía d’Uzbekistán?–. El Ñeru de Campomanes, na so singularidá d’amago pequeño-burgués, acoyía nos cuartos del hotel tola peculiaridá d’una xeneración que nun paecía saber mui bien si diba a una casa rural o al Pekín Express.

Los actos entamaron con un documental nel que salíen tolos coordinadores de les, hasta agora, xuntes realizaes. Aciertu cara la xente mozo, d’una educación sentimental tan apegada a lo audiovisual qu’agradecen ver cares, nomes y esperiencies na pantalla. Sicasí la modernidá chocaría de brucies cola primer mesa redonda, presidía por dalgunos de los nomes más potentes de les nueses lletres, onde, salvo esceiciones, paecía que la lliteratura asturiana taba condenada a una elexía y un llantu como de fadu, non menos pintoresca que la esmolición de la xente mozo por atopar l’hotel que, como too en Villaviciosa, taría como muncho a cinco minutos.

Alcuérdome que depués nos llevaron a la casa de Caveda y Nava, que tenía colgada una gran bandera d’España. Debaxo d’ella faló’l cura la Villa: soltaba ripios n’asturianu, una especie de monólogu interminable que daba pie a les pallabres del alcalde que tampoco paecía cómodu ente una audiencia que, pienso, más bien ría por nun llorar. Nesi dir y venir, coles cámares de la TPA siguiendo los nuesos pasos, en plan final del Mundial; tal paeciera qu’a la televisón pública-y interesara de sópitu l’estáu de la cultura’l país.

ellí tábemos, nun auditoriu, con micros diadema, duldando si facer una coreografía o a dar una charra rollu TEDx

Garrónos Rendueles per banda y enantes de danos cuenta, ellí tábemos, nun auditoriu, con micros diadema, duldando si facer una coreografía o a dar una charra rollu TEDx. Prestosu l’alderique y el fechu de conocer compañeros y compañeres xeneracionales. A lo último hubo intervenciones del públicu nes que se dexaron cayer delles coses interesantes (nun sé si acertaes) nes que tuvi camentando.
Recapitulando:

  • La mayoría de la xente que tábemos ellí escribimos tanto en castellán como n’asturianu, ye dicir: l’escritor militante que namás escribe nel idioma atacáu por toles fuercies de la ñatura, ta en claru peligru d’estinción.
  • Les procedencies de los y les autores son escepcionalmente variables, polo qu’hai otros influxos temáticos más allá de la dicotomía ciudá-pueblu que s’afiten na poesía contemporánea (anque inda esista).
    Nun se pon en dulda l’estándar: simplemente asúmese como norma, igual qu’asumimos otres normatives llingüístiques.
  • Les formes y estilos d’escritura que tenemos, poco tienen que ver colos clásicos (asturianos o non), inclúinse ensin mayor prexuiciu les novedaes feches n’otres llingües (del estáu o non).
  • Lleemos en timbes poétiques polo que sabemos la importancia (mayor o menor) de la oralidá y vemos nes redes sociales una manera más d’espardimientu, qu’espero, sepamos aprovechar: lloñe ta quedando esi autor inaccesible.
  • Tamos n’otra onda, nin meyor nin peor. Simplemente, tamos n’otra tesitura que, con naturalidá y ensin drama, ruempe yá col Surdimientu.

Tamos n’otra onda, nin meyor nin peor. Simplemente, tamos n’otra tesitura que, con naturalidá y ensin drama, ruempe yá col Surdimientu

Tamos nuna oportunidá hestórica. Los más mozos/es tenemos muncho que deprender de lo yá fecho, respetalo, valoralo, pero ensin convertilo nuna mochila, nuna torga. Los cánones tán ehí, hai que conocelos pero tamién hai que saber interpretalos y romper con ellos si lo vemos necesario. D’ehí nacen les coses nueves y a ello vamos, hacia una lliteratura asturiana muncho más dinámica, eclética, interdisciplinar y con nuevos enfoques que nun pueden facer más qu’arriquecer lo yá fecho. Nuevos nomes, nueves miraes.

Nós solo tamos… “saliendo del ñeru”.

Categories: Columnes Lliteratura