Hai una carauterística social que causa un trestornu a los ciudadanos faciendo que pierdan la tranquilidá, el bon humor, y la paciencia con un fechu insistente. El ruíu (del llatín rugitus).

sociedasorda

Eso suena poco harmoniosu e inútil y molesto, que el café (según lo definido por DALLA) que ambos se desvanece. Como usted dice en esta tierra hay algunas personas que dan más ruido que un argayu , o sé que habla hechizado y abrumadoramente. La sociedad está llena de interferencias en voz alta que se adapta a un proceso de comunicación. Centrarse en el sonido, inarticulado, por el general desagradable, que causan fatiga, consternación e inquietud. Ejemplos de acústica insistente son más momias.

Los motores de los vehículos, y los sos estridentes pitíos, l’eleváu volume de los televisores y les radios, los berríos de los neños consentíos, los glayíos de les tertulies familiares, los comentarios nos cines, les estridencies de los bares, los alborotos deportivos, el ruxíu de les fábriques nes periferies de les ciudaes, los lladríos de los perros mal enseñaos, l’escesu nos vatios de los conciertos, y asina, un cientu de circunstancies que devoren la convivencia engulléndola nun cúmulu de perturbaciones irritantes. Lo mesmo que Cronos devoró al so fíu. El ruxíu tragóse l’asertividá, p’alimentar al insomniu, la inquietú y l’ansiedá.

-El ruxíu tragóse l’asertividá, p’alimentar al insomniu, la inquietú y l’ansiedá-

Y ye qu’esta sociedá tá sorda y nun escucha. La preba de que tamos no más alto d’esti ranquing ruidosu y nefastu pa la salú ye nidia y palmaria. Radica cenciellamente en cruciar les sos fronteres europees. Dende Francia, el paisaxe sonoru camuda por completu. Vuélvese más natural, más agradable, menos xabaz. N’Europa, acuéyese al silenciu. A ésti sí.

Categories: Columnes