El fútbol, como la música, el cine o la lliteratura, nun ye más qu’un campu. Nesti casu, nunca meyor dicho. Pero por muncho que pertenezan a una mesma disciplina, Julio Iglesias nun ye The Clash, Álvarez Cascos nun ye Morala, nin Dan Brown ye Irvine Welsh. Dientro d’una mesma disciplina puen tomase caminos contrapuestos dafechu, por eso mesmo’l Real Madrid nun tien nada que ver col equipu del mio barriu o del to pueblu.

«El fútbol» nun pue ser l’opiu del pueblu, de la mesma manera que nun lo pue ser cualquier otru campu cultural. El problema, de xuru, sía que llamamos «el fútbol» esclusivamente a esi espectáculu industrial onde se centren los focos mediáticos. Pars pro toto, dicíen los antiguos; la parte pel tou. Ye verdá que’l fútbol d’élite ye usáu como fachada pa tapar negocios de lo más turbio, qu’esi enguedeyu diríxenlu grandes empresarios especialistes en fraudes (siempre llegales, que pa eso ellos faen les lleis) y que los únicos que salven son los que tán ehí pola pasión y non poles perres: los hinches. ¿Pero qué culpa tien el fútbol d’eso? El 99 por cientu del fútbol ye amateur o profesional malamente, son equipos de pueblu, de barriu, financiaos pola hostelería local. De toles maneres, ye al otru 1 por cientu, al mercantil, al de los negocios ocultos tres d’un balón, al que llamamos «el fútbol».

Siguiendo esa lóxica tan paradóxica, tamién podíemos dicir que la música ye l’opiu del pueblu dando una escucha a cualquier radiofórmula. Y, mirando la llista de llibros más vendíos, con César Vidal, Revilla y compañía a la cabeza, díbemos renegar eternamente de la lliteratura y Farenheit 451 diba pasar de distopía a utopía.

Un análisis cómodu

Dicir qu’esto ye la causa d’aquello ye un descansu, ún yá nun tien que pensar más. Quier dicise, como gana la selección, como hai Liga, como hai Champions, la xente nun sal a la cai. Análisis sociopolíticu ciarráu y daime otru problema que lu quito d’enriba enantes de la cena. Pero non, la realidá, por desgracia, siempre ye más complexa. El fútbol ye (o tenía que ser) un campu de llucha pa los que queremos dalgún cambiu social y más cola (escesiva) trescendencia que tien anguaño. La situación ye apaecida a la qu’existe cola política. «La política» ye resolver los problemes comunes y eso pue facese con una asamblea o mandando ún y obedeciendo los demás. «El fútbol» ye dar pataes a un balón pa metelu nuna portería, pero eso pue consiguise con un club xestionáu democráticamente y animáu pola pasión y el disfrute desinteresáu, o con una Sociedá Anónima Deportiva rexida pol beneficiu personal y el trunfu a cualquier preciu.

El fútbol como arte

Guardiola, Cappa y otros entrenadores defenden que’l so fútbol, el de toque, el xuegu solidariu y combinativu, tresmite valores d’esquierdes. Otra manera, consideren que’l fútbol resultadista y defensivu, el catenaccio, ofrez valores conservadores. Pue que nun vaya más allá de ser un debate interesante, pero ye verdá que’l fútbol reflexa unes actitúes y unos valores. Por exemplificalo, nos años 80 tovía se víen sobre la yerba la moral proletaria más tradicional, eses maneres tosques, rudes y, amás, violentes, eses entraes a destiempu pero qu’escondíen la honestidá de dir de frente. En contraste, anguaño’l más mínimu roce acaba col xugador rival coles manes na cara rodando pel suelu, anque recuperáu de tan terrible esperiencia con una rapidez que plasma en cuantes que l’árbitru amonesta al presuntu infractor.

Precisamente, el premiu Nobel de Lliteratura Albert Camus dicía que «too cuanto sé con mayor certeza sobre la moral y les obligaciones de los homes, ye por cuenta del fútbol». Y al so llau podíen tar asintiendo los Pasolini, Galeano o Bob Marley, por citar ún por disciplina, toos xuntos por una mesma pasión sincera que nunca tien que se confundir col ruíu mediático-sensacionalista, nin colos negocios y les inmoralidaes que se puean facer nel so nome.

Categories: Columnes