Della xente vuélvese radicalmente feminista a la hora d’atacar a una feminista sospechosa de nun ser una íntegra (integrista pa esa xente) feminista. Pasó con FEMEN, a les que se-yos cuestionó en cuantes que feministes, ente otres coses, por perpetuar los estereotipos de belleza occidentales. De sópitu, hubo consensu en que los cánones de guapura forxaos na boutique de la Barbie nun ayuden gran cosa a eso de la lliberación de les muyeres. Fixo falta criticar una acción feminista pa llegar a una conclusión feminista. Mira tú.
A nun ser que se tuvieran insinuando qu’una feminista, por definición, nun pue tar de buen ver. Y eso que yo nun conozo a nenguna feminista fea: esi eternu preguntar na mirada y esa sorrisa de la que se reconoz a sí mesma fáennos les más guapes ente les guapes. Coles nuestres patines de gallu y la nuestra caprichosa distribución de masa corporal.
Más prosaicamente, pasa lo mesmo colos pelos: ye dicir que yes feminista y principien a duldar del to compromisu por nun llucir bigote de tres selmanes. Claro que peor opinión de ti gastaríen si fueres una impúdica y allegre osina en llucha polos sos derechos. Hai xente que nin vive nin dexa vivir.

O, pa rizar el rizu, va poco salió un estudiu nel que se recomendaba a les muyeres nun enfilase pa que nun les violaran. Mui feministamente aneciaben a cada párrafu del artículu en que les muyeres nun yeren culpables de la so propia violación, pero testeronamente repetíen que si bebes póneslo en bandexa. Gastaron les perres nun estudiu pa dicir que, amás de tar feo eso de beber nuna muyer, esta conviértese nun suxetu pasivo-provocador cuando se desmelena. Yera más interesante investigar qué-yos pasa a dellos homes cuando beben, por qué la bestia se desmadra y la fiera ataca. Pero non: anque nun culpamos esplícitamente a les muyeres de la violación, que pa eso ta la corrección política, hai a quien sigue ensin gusta-y qu’a los toros te pongas la minifalda. Y olé.

Y pa rematar, tenemos el casu Teresa Forcades. La monxa, sí, pero tamién la doctora, polémica poles sos opiniones disidentes de la so confesión católica y del pensamientu neolliberal. Faen escarniu de les sos idees namás que por ser monxa (condición esclusivamente femenina). La mesma esquierda qu’almira a los activistes de la teoloxía de la lliberación o recuerda con ciñu a los cures rojos nun pue dar un res de credibilidá a les palabres d’una muyer, estudiada y con cabeza. Ye xente que namás ve’l velu nel qu’entamen y acaben los seudofeministes debates xeneralistes.

¿Qué pasa? Pasa que la peñera, pa unes y pa otros, nun ye la mesa. Ye la de siempre, eso sí.

Categories: Columnes